Saltar al contenido
MejorPlanta

Macetas de interior

Aquellos que nos sigan el paso desde ya hace tiempo, sabrán muy bien las ventajas que aporta tener plantas en casa.
En varias secciones, ya explicamos los beneficios de las plantas de interior, así como todo lo que las caracteriza.

Pero aparte de eso, es importante indagar además sobre el soporte o casa que necesitan.

maceteror interior

Sabemos que este tipo de plantas tienen el don de transmitir buenas vibraciones estén en el lugar que estén, decorando con sus hojas o flores coloridas y, muchas veces, aportando frescura y buen olor.

Lo ideal, es mantenerlas en ese estado el mayor tiempo posible, pero sin olvidarlas como elemento decorativo.
Para que vuestra planta crezca sana (y sin olvidar que vaya a juego con el resto de la decoración), os proponemos la siguiente lectura, que os ayudará a compaginar de la mejor forma la salud de la planta con la decoración de vuestro hogar.

¿Para qué tipo de plantas se recomienda las macetas de interior?

Si estás pensando en comprar plantas para tu casa, estas macetas, por lo general de tamaño pequeño o mediano, son ideales para todas aquellas plantas que sean de interior.

Puedes jugar con diferentes combinaciones de tamaños, colores, formas y materiales de las que disponen. Y dependiendo de tu planta, deberás saber cuál es el material más adecuado para ella si deseas que crezca sana y llena de vitalidad.

¿Qué tipos de macetas hay para interior?

Por ejemplo, las macetas de plástico presentan una gran gama de colores vivos, neutros, fuertes o suaves. Así como diversos dibujos o formas. También algunas son de plástico duro brillante como imitación al vidrio, o están plastificadas con papel decorativo para darle efecto de madera o corcho.

Si quieres comprar macetas para el interior de tu casa te dejamos algunas sugerencias.

Ver más maceteros en Amazon

También hay macetas de cristal. Normalmente, no disponen de tantos colores, pero sí que los hay. Por común, encontrarás macetas verdes, burdeos o cualquier tonalidad fría. Las formas más comunes que puedes encontrar son de hexágono, cilindro, cubo, botella o rectángulo.

Otra opción son las macetas de metal, normalmente, presentan colores metalizados como el oro, plata y cobre. Suelen traer incorporados un soporte a modo de patas largas, esto se debe a que es una de las macetas más elegidas como elemento decorativo y con su diseño, podrás tener tu planta a la altura de un mueble (y no encima de éste o en el suelo).

Las macetas de madera, por lo general, suelen utilizarse para las plantas de exterior, pero es cierto que existen algunas para colocar en el interior. Lo más importante de este tipo de macetas es saber que se trata de madera buena, (cedro, roble, encina, secoya…) para evitar una posible descomposición del material.

Si tu maceta no es de madera recomendada o se trata de madera blanda, lo ideal sería que la rocíes con algún producto no tóxico para su mantenimiento o la barnices. Si no dispones de mucho tiempo para el cuidado de éstas (además del de las plantas), comprar este tipo de macetas no será la mejor opción.

macetas de interior

Las macetas de barro, típicas por excelencia, las puedes encontrar de todos los tamaños posibles, es una buena opción para realizar agrupaciones de plantas pequeñas en minimacetas de barro. También ofrecen la ventaja de poder ser pintadas por uno mismo, dándole el efecto que deseemos.

Estas macetas, al igual que las de cristal, se pueden romper con fragilidad, por lo que cobra gran importancia el lugar donde las coloquemos, sobre todo si hay peques en la casa.

Por último, las macetas de hormigón aportan elegancia al hogar con sus colores neutros y tenues, son ideales para plantas de hoja verde y sin flores (esto no quiere decir que no puedas utilizarlas para plantas con flores).

Una buena idea de combinar esta maceta con la planta es colocar sobre la primera capa de tierra visible piedrecitas en tonos blancos o crudos, quedarán de maravilla en cualquier lugar, dando un toque salvaje y sofisticado al entorno.

Además de todas las citadas, existen otra multitud de materiales de macetas de interior, por ejemplo, macetas de mimbre, o macetas de tronco. También las macetas colgantes, que ahorran espacio en el hogar y son una manera muy original de tener las plantas en casa.

Eso sí, no las debemos pasar por alto en ningún momento, habrá que prestarles atención a la luz y agua que reciben para que las plantas estén siempre saludables.