Saltar al contenido
MejorPlanta

Macetas Colgantes

Este tipo de macetas son una gran muestra de originalidad. Gracias a su adaptación y el ahorro de espacio, es uno de los métodos que más suelen tener en cuenta los amantes de la flora a la hora de colocar sus plantas en casa.

¿Para qué tipo de plantas se recomiendan las macetas colgantes?

Estas macetas tan peculiares sirven para aquellas plantas que tengan un tamaño pequeño o mediano y, también, para aquellas de mucha floración o frondosidad, pues ayuda a crear un efecto vertiente con sus hojas al quedar colgadas.

¿Qué tipos de macetas colgantes hay?

Dentro de las macetas colgantes, podemos encontrar diferentes clases de éstas.
Por ejemplo, la más habitual, es la maceta colgante con cadenas. Generalmente, estas macetas suelen ser de cerámica, barro o terracota. Pero hay muchos más tipos aparte de los citados.

Si estas interesado en comprar una maceta colgante te mostramos algunas sugerencias.

Ver más maceteros en Amazon

Otros tipos de macetas colgantes

Otra clase de estas macetas son las de aluminio o metal, mayoritariamente, son macetas de dimensiones pequeñas o medianas que traen incorporado un gancho para poder colgarlas sobre una barra y así formar una alineación de diversas especies de plantas con ellas. Podremos encontrarlas en muchísimos colores distintos, lo que es una buena opción para poder combinarlas como más nos guste.

A día de hoy, está muy de moda las macetas colgantes de cristal o, en su defecto, de plástico duro transparente, que suelen engancharse a una cuerda gruesa, sintética o natural, dependiendo de la fibra textil con la que esté fabricada. La elección favorita de los compradores es la cuerda de esparto, y en el caso de las sintéticas, las cuerdas de nylon y polipropileno ocupan los primeros puestos en ventas.

Pero además de éstas, hay otro tipo de macetas colgantes con cuerdas que se demandan cada vez más, sin duda, por su gran originalidad y belleza. Se trata de las colgantes con macramé, un tejido trenzado a mano, disponible en varios colores, con el cual, al tejerlo o anudarlo, se van creando formas parecidas al croché.

maceteros colgantes

Este material, empezó a usarse para hacer atrapasueños decorativos para las paredes, hamacas para exteriores o incluso prendas de ropa. Pero yendo más allá, se cayó en cuenta que sería muy buena idea crear fundas para las macetas colgantes. Desde entonces, la moda se ha ido extendiendo, incluso hay aficionados que han tenido la iniciativa de crear sus propias cestitas de macramé colgantes.

Si nos centramos algo más en las macetas colgantes fabricadas a mano, existen una clase de éstas que son artesanales, normalmente, hechas con cuero y cuerda, adoptan diferentes formas, ya sean como un pequeño balón, forma de huevo, o como una especie de saquito.

macetas colgantes

El precio de éstas suele ser algo elevado en comparación a otras, debido a su gran complejidad y por ser inimitables. Son ideales para cualquier espacio, incluso para el exterior. Lo ideal sería un lugar visible pues se tratan de unas macetas realmente asombrosas y muy vistosas.

El tema de este tipo de macetas ha ido mucho más allá. Al igual que las macetas de macramé y las artesanales, existen otras muy originales que seguro gustan a cualquiera. Por ejemplo, la maceta al revés, que se trata, como el nombre propiamente indica, de darle la vuelta a una maceta común, ésta viene sujeta a una cuerda de acero, por lo que es capaz de soportar mucho peso. Además, mantienen la humedad y están adaptadas para situarlas en balcones o en el exterior de la casa.

Hay otro tipo de macetas colgantes que no necesitan soporte, es decir, no hace falta engancharlas a una cuerda o a una barra, pueden colgarse directamente en la pared.macetas para colgantes

La mayoría de este tipo, se colocan en lugares de exterior, pues es una buena forma de incluir plantas que no son muy grandes sin apenas ocupar espacio. Así, la sensación de vegetación frondosa se ve muy favorecida.

Eso sí, como siempre, debemos tener mucho cuidado de vigilar la tierra para comprobar que tiene la humedad que le corresponda y, de igual forma, controlar la cantidad de luz solar que puede darle a la planta, pues si se coloca sobre una pared donde da mucho sol por un tiempo prolongado, lo mejor será que la cambiemos a un lugar en el que pueda estar algo más cubierta y segura.