Saltar al contenido
MejorPlanta

Cinta o Malamadre

En este artículo, aunque no lo parezca por el título, te hablaremos de una de las plantas de interior más queridas, tanto que seguramente hayas visto cientos de ellas en balcones y ventanas. La Chlorophytum comosum, también conocida como malamadre o cinta, es una planta de interior colgante muy interesante para cultivar en casa, ¿te animas a conocerla?

Eso sí, debemos comentarte que, aunque la cataloguemos como un tipo de planta de interior; ya que es la manera más común y sencilla de cultivarla, ¡puedes animarte a plantarla en tu jardín sin miedo! Y es que, aunque algo más complicado, su cultivo es completamente posible en el exterior también.

Naturalmente, nacía en las selvas más tropicales de África y su mejor cualidad, sin duda, es su capacidad de purificar el aire de distintos tóxicos. En su día fue muy valorada por sus propiedades depurativas, pero cada vez cobra más importancia como planta decorativa, ya que aparte de beneficiosa, ¡es una preciosidad!

cinta malamadre

Sus hojas nacen de la roseta basal de la malamadre, y son de un brillante verde, con una banda blanca, alargadas y afiladas. Además, posee unas pequeñas flores blancas de las que nacen nuevas rosetas, lo que crea un efecto realmente exótico, que aportará vida y color a cualquier ambiente.

Cuidar de una cinta, mantenerla a la perfección y poder disfrutar de sus beneficios, ¡no es nada complicado! Para conseguirlo, solo necesitas saber cómo hacerlo, y nosotros te traemos todas las claves que necesitarás para cultivar la mejor malamadre que hayas visto.

Cómo cuidar una Cinta o Malamadre

A continuación, te advertimos de que estás a punto de enamorarte más aún de esta planta colgante, y es que, cuando conozcas los sencillos cuidados que precisa, ¡no podrás resistirte a hacerte con una! Se trata de una de las plantas menos exigentes que podrás ubicar en tu hogar, y te sorprenderá el resultado si llevas a cabo las siguientes condiciones correctamente.

Ubicación y luminosidad perfectas para la cinta

La cinta no te dará demasiados problemas con esto, ya que, sobre todo si has decidido plantarla en maceta, es muy fácil ir moviéndola según la intensidad de la radiación solar. Y es que, aunque es muy resistente, el sol directo podría secar las puntas de sus hojas, y acabar quemándolas.

Lo ideal es permitir que reciba una buena dosis de luz solar durante la mañana, y apartarla de la ventana o balcón al medio día, cuando el sol calienta más.

¿Cuál es la temperatura ideal de la cinta?

Para mantenerse sana, no necesita una temperatura demasiado específica. De hecho, el rango óptimo de temperaturas, se sitúa en la media normal que suele haber en un hogar, entre los 15º y 25º. Mientras tengas cuidado y la protejas de cambios bruscos, o temperaturas extremas inferiores a 5º o superiores 30º, no tendrás ningún tipo de inconveniente.

Un truco muy útil es el siguiente: durante el invierno, cuida a tu planta de los aires acondicionados. La calefacción sería muy dañina para la malamadre, así que evita colocarla cerca de puntos de radiación de calor.

¿Cómo debemos regar  la cinta?

Los riegos deben ser moderados, lo que significa que no deberás estar muy pendiente. Esta planta soporta mucho mejor la condición de sequía, que un encharcamiento; pero intenta no someterla a ninguna de estas condiciones. Durante la época de crecimiento; es decir, durante primavera y verano, riégala un par de veces a la semana.

Cuando llegue el otoño, reduce la frecuencia de riegos ligeramente, hasta llegar hasta dejar diez días de descanso entre riego y riego.

¿Qué tipo de suelo necesita la cinta?

Como a la cinta le gusta la humedad, necesitará un sustrato que mantenga bien el agua, pero que también le ayude a drenar bien cualquier exceso que pueda haber.

Una mezcla de turba, que ayudará a contener la humedad, y materiales como arena de río o corteza de pino, harán el suelo perfecto para tu malamadre.

Además, ¡un consejo extra! Ten cuidado al elegir un macetero para tu cinta; esta planta puede crecer bastante, así que asegúrate de escoger una maceta ancha y profunda, para que tu malamadre pueda crecer a gusto.

Problemas y plagas de la cinta.

Realmente no existe ningún problema altamente relevante en este aspecto, hasta en este momento, la malamadre se mantiene sencilla y agradecida.

Puede verse atacada por cochinilla o araña roja, pero su resistencia la hace muy compatible con el uso de insecticidas, así que este mal se puede solucionar muy fácilmente con una aplicación de estos productos.

En cuanto a fallos en sus cuidados, sí debes tener algo más de cuidado. Durante el verano, mucha precaución con las subidas bruscas de temperatura; ya que tu cinta podría sufrir un golpe de calor. Lo notarás porque las hojas se arrugan, y las puntas se secan rápidamente. Pero, ¡tranquilo! Esta afección se soluciona trasladando la malamadre a un lugar algo más sombrío y fresco.

 

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *